Convocatoria a publicar

A unos treinta años de que la noción de desarrollo sustentable adquiriera relevancia, como expresión de la necesidad de repensar y reorientar la relación entre economía, sociedad y naturaleza, el tema ha pasado a ser casi un lugar común en toda formulación o debate que hable del presente y del futuro. Sin embargo, como suele ocurrir con nociones que ganan una alta legitimidad cultural se han generado debates sobre la forma de entenderlo o definirlo y, consecuentemente, acerca de la forma de construirlo llevarlo a cabo.

 

Una parte significativa de las expresiones socio-políticas de grupos ambientalistas y ecologistas hace referencia y denuncia al peso decisivo que los grandes poderes económicos suelen tener en los asuntos públicos, los que en virtud de sus intereses neutralizan políticas ambientalistas y ecologistas decididas. Por su parte, esos poderes siguen sosteniendo la necesidad del crecimiento económico como forma de asegurar el progreso, acusando al ecologismo de entorpecerlo, al tiempo que construyen discursos orientados a mostrar su compromiso con el medio ambiente. Este aparece como responsabilidad social empresarial, lo que para algunos analistas ha abierto el camino a un capitalismo enverdecido, lo que está lejos de visiones y propuestas que sostienen la necesidad y urgencia de cambios de tipo civilizatorio.

 

Dentro de este escenario se encuentran las entidades políticas nacionales e internacionales. Desde Estocolmo en 1972, se han ido desarrollando encuentros (“cumbres”) globales oficiales con el propósito de aunar diagnósticos, criterios y políticas. Hay diversos análisis y posiciones sobre el grado de avance real que se ha conseguido. Algo claro, sin embargo, es que esos espacios han mostrado intereses y posiciones diferentes entre los estados, más allá de la retórica común de la sustentabilidad, y que potencias importantes, como USA y China, se han opuesto a acuerdos avanzados. En general, esto ha generado un alto escepticismo desde el mundo social más comprometido con la causa ambiental, donde se piensa que la urgencia de acción no parece encontrar respuesta en el mundo de las altas esferas de la política internacional.

 

Del mismo modo, desde parte del mundo científico −dada su convicción acerca de las “causas humanas” de fenómenos como el cambio climático− existe la convicción de que la política y la institucionalidad que se ha ido creando parece estar lejos de la urgencia con que sería necesario actuar. El tiempo histórico parece ir más lento que el tiempo de cambio físico acelerado, lo que está provocando efectos perceptibles en el planeta. La orientación de las mitigaciones y adaptaciones, además de ser un camino que se muestra lento, sería insuficiente frente a la gravedad de los problemas, como el de la pérdida de bío-diversidad y el calentamiento global. En ese marco, segmentos de científicos críticos a lo que sucede, replantean el rol de la ciencia y su relación con la sociedad.

 

Dentro de este panorama amplio y diverso convocamos a enviar artículos para el volumen 26 de Revista de la Academia, cuya aparición está programada para noviembre de 2018, La recepción de trabajos se cierra el 30 de agosto.

 

Esos artículos, siguiendo la referencia temática antes desarrollada podrán referirrse a aspectos como:

i)                   la situación del planeta en general o de aspectos y situaciones específicos y sus impactos en la sociedad (agua, clima, desertificación, etc.).

ii)                 las posibilidades o dificultades para impulsar caminos de sostenibilidad (aspectos socio-políticos, tecnológicos, etc.).

iii)               las formas que ha tenido y/o que podría tener la relación entre la humanidad y la naturaleza. (enfoques, propuestas, culturas, etc.).

iv)               rescate y análisis de procesos o experiencias que muestran caminos de sustentabilidad o de crisis ambiental/ecológica.

v)                  debates y aportes sobre la idea y la práctica de transformación social y de transición epocal desde una citica a las matrices culturales y económicas de la modernidad. (estrategias de transformación; condiciones para la transformación).

vi)               análisis crítico de la institucionalidad internacional vinculada con los problemas ambientales.

vii)             discusiones y aportes a nociones o conceptos generados con relación a las problemáticas socio-ambientales y ecológicas (antropocenos, ecocentrismo, sustentabilidad, entropía, biodiversidad).

viii)           el lugar de la ciencia y los científicos frente a las “amenazas planetarias. (transdisciplinariedad, ciencias sociales, humanidades, ciencias naturales, etc.).

ix)               movimientos socio-ambientales y capacidades de acción desde la sociedad civil.

x)                  comunicación ambiental, arte y ciudadanía.

xi)               Otros.

 

 

Dr. Joachim Borner                                                                                       Dr. Raul Gonzalez Meyer